Sobre mí

Mi foto
Alicante, Spain
Soy una mamá Alicantina viviendo de nuevo en Alicante y, en éste pequeño cajón de sastre os contaré como vivo la maternidad, la crianza de los hijos, mis dudas, miedos, pensamientos...en general, MI MUNDO. Si queréis podéis escribirme. ¡Espero que os guste!

viernes, 24 de febrero de 2017

Una pequeña reflexión

En los últimos años, esta familia ha crecido y con ella también todo lo que eso implica. Cada día es diferente aunque tengamos nuestras rutinas. Descubrir el mundo de nuevo desde el punto de vista de nuestras hijas es maravilloso, porque a veces es como si tuviéramos dormido ese niño que todos llevamos dentro.

Personalmente estoy encantada con mi faceta de madre, da igual que haya días un poco más duros o momentos más difíciles en los que cuesta mantener el control y la calma. Todo lo que me aportan compensa con creces esos malos ratos.

Cuando caen en mis manos artículos sobre crianza me gusta leerlos, y aprender así nuevas técnicas para llevar mejor el día a día o pequeños trucos donde te explican como mantener la calma ante la tempestad del ir al cole, etc.

Lo último que he leído y ahora estoy aplicando nos ayuda con el tiempo que disponemos para levantarnos y arreglarnos para ir al colegio. Ya estaba cansada del venga, venga que si no no llegamos, las reprimendas..., imagino que  a más de una os resultará familiar.

Voy aprendido con ellas, con sus juegos, sus peleas, sus inventos y me parece muy divertido y emocionante. 

La verdad es que crecen rápido y no quiero perderme nada porque lo que vivo ahora no lo volveré a vivir. 








miércoles, 22 de febrero de 2017

Excursión al Faro de l´Albir

En Mayo del año pasado nos animamos a hacer una pequeña excursión de senderismo, queríamos que fuese algo sencillo para que las peques pudiesen hacerla bien y, después de mirar varias opciones, nos convenció la excursión al faro de l´Albir en L´Alfas del Pí (Alicante).



Consiste en un paseo que va bordeando el mar por un camino asfaltado hasta el faro. El camino se puede hacer con cochecito de bebé perfectamente, durante el recorrido te cruzas gente corriendo, en bici, con niños, sin niños o con sus perros.


Entrada al Parque Natural de Sierra Gelada
Está situado en la parte norte del Parque Natural de Sierra Gelada y se puede completar en un par de horas a un ritmo lento (son 5 Km de ida y vuelta). 
El día de la excursión nos preparamos un pequeño almuerzo, porque las peques querían hacer un picnic, que consistía en unos mini bocadillos, fruta, zanahorias cortadas en forma de palitos y agua. 
La verdad es que fuimos sin ninguna prisa, parábamos para ver las vistas, para descansar o para picar algo. La peque iba sin carrito así que el paseo lo iba haciendo a ratos caminando y a ratos en brazos (mi marido y yo nos íbamos turnando). La mayor iba jugando, escalando por las rocas o por la montaña imaginando que era una súper exploradora.
El paseo es una gozada, entre las vistas, la vegetación y el buen ambiente que se respira, da gusta hacerlo.



Una vez que llegamos al faro, descansamos y disfrutamos de las vistas al mediterráneo y del rico aperitivo que llevábamos. 

La vuelta fue igual de buena que la ida. La mayor seguía jugando, esta vez el juego era el veo veo, y la peque se quedó dormida en mis brazos (ahí me arrepentí de no haber llevado el carrito o la mochila portabebé). Al terminar la ruta nos fuimos rápidamente a comer a un Burgue King cercano, porque a pesar de haber estado picoteando toda la mañana, teníamos todos mucha hambre y las niñas querían jugar en el parque del Burger King.

El día fue muy completo, todos disfrutamos mucho. Llegamos a casa a media tarde, alrededor de las 18.00, bastante cansados, así que bañamos a las niñas y pasamos el resto de la tarde relajadamente. Justo después de cenar dejamos todo preparado para comenzar una nueva semana.


lunes, 20 de febrero de 2017

¡Cambios!

Durante mi ausencia de este blog han cambiado muchas cosas, como que ahora son dos mis pequeños tesoros, que tenemos dos mascotas y que nos hemos comprado un piso.

La mayor tiene siete años y la peque está a punto de cumplir tres. Nuestras mascotas son un gato de cuatro años que va a su bola y un perro de un año recién cumplido que es muuuuy cariñoso.

Al llegar a Alicante estuvimos en un piso de alquiler y luego compramos otro y, poquito a poco hemos ido haciendo reformas, adaptándolo a nuestras necesidades, aunque aún nos quedan cosas por hacer, eso sí, sin prisa, que ¡todo cuesta mucho!

La mayor es toda una mujercita y ya cursa segundo primaria.
La peque el próximo curso empezará infantil. Espero llevarlo mejor que cuando fue a la guarde, a mí me daba mucha pena dejarla, a pesar de que que ella ha estado yendo encantada a clase desde el primer día. Yo, en cambio, durante las dos primeras semanas lo pasé mal, parecía el mundo al revés.

Por mi parte, ya tengo superado el quedarme sola en casa cuando mi marido viaja por trabajo. Al principio me daba un poco de miedo pero ahora eso ya ha pasado y es algo más de nuestra rutina. También es verdad que, el estar de vuelta en Alicante ha ayudado, no era lo mismo quedarme sola en Madrid que en la ciudad donde me he criado, con mi madre viviendo a 1 minuto y mi hermana a 5.

Como veis hemos pasado de tres a cuatro miembros sin contar las mascotas 😉  y a partir de ahora os contaré cómo pasamos los días, las semanas, los meses... con  ésta nuestra aventura de la vida.



viernes, 10 de febrero de 2017

Su llegada al mundo (Tercera y última parte)

Por fin hoy después de mucho tiempo sin escribir, me animo a continuar con este post y terminar con la historia de su llegada al mundo. 

Como indicaba en el anterior post, llegamos al hospital a las seis y media de la mañana. Una vez allí, me hicieron una exploración y una ecografía y, efectivamente se acercaba el momento pero no era inmediato. Con las pruebas vieron que tenía una fisura y que perdía líquido amniótico, así que me dejaron ingresada para realizarme la cesárea porque mi peque venía de nalgas.

Ya en la habitación llamé a mi marido para contarle todo lo que había pasado. Él enseguida se puso a buscar formas de venir a Alicante pues en esas fechas había nevado mucho y estaba todo muy complicado, por ejemplo los trenes Madrid - Alicante estaban fuera de servicio y la alternativa más rápida era el avión. 

Mientras me estaban preparando para la intervención, una cesárea no deja de ser una intervención quirúrgica, mi marido consiguió que un taxista le llevará a Alicante y aunque no pudo estar durante la cesárea llegó en el momento que me sacaban del despertar y nos traían a la peque que había estado con mi padre en el piel con piel. 
En las cesáreas tienes la posibilidad de que mientras el cirujano termina de coserte en el quirófano, el papá realice el piel con piel, que es pasar ese ratito con el bebé en su pecho en una sala calentita y con la luz tenue. Es una experiencia muy bonita y única, que mi marido no pudo disfrutar, la disfrutó mi padre.

Una vez los tres juntos fue maravilloso. Yo miraba a mi hija recién nacida y no podía dejar de maravillarme porque esa cosita tan bonita había estado dentro de mi, que mi barriguita gordita escondía una personita de carne y hueso. 

Y ese fue el principio de una historia de amor que hoy continúa y que sigue creciendo;  ¡ahora ya son dos mis pequeños tesoros!