Ir al contenido principal

Su llegada al mundo (Tercera y última parte)

Por fin hoy después de mucho tiempo sin escribir, me animo a continuar con este post y terminar con la historia de su llegada al mundo. 

Como indicaba en el anterior post, llegamos al hospital a las seis y media de la mañana. Una vez allí, me hicieron una exploración y una ecografía y, efectivamente se acercaba el momento pero no era inmediato. Con las pruebas vieron que tenía una fisura y que perdía líquido amniótico, así que me dejaron ingresada para realizarme la cesárea porque mi peque venía de nalgas.

Ya en la habitación llamé a mi marido para contarle todo lo que había pasado. Él enseguida se puso a buscar formas de venir a Alicante pues en esas fechas había nevado mucho y estaba todo muy complicado, por ejemplo los trenes Madrid - Alicante estaban fuera de servicio y la alternativa más rápida era el avión. 

Mientras me estaban preparando para la intervención, una cesárea no deja de ser una intervención quirúrgica, mi marido consiguió que un taxista le llevará a Alicante y aunque no pudo estar durante la cesárea llegó en el momento que me sacaban del despertar y nos traían a la peque que había estado con mi padre en el piel con piel. 
En las cesáreas tienes la posibilidad de que mientras el cirujano termina de coserte en el quirófano, el papá realice el piel con piel, que es pasar ese ratito con el bebé en su pecho en una sala calentita y con la luz tenue. Es una experiencia muy bonita y única, que mi marido no pudo disfrutar, la disfrutó mi padre.

Una vez los tres juntos fue maravilloso. Yo miraba a mi hija recién nacida y no podía dejar de maravillarme porque esa cosita tan bonita había estado dentro de mi, que mi barriguita gordita escondía una personita de carne y hueso. 

Y ese fue el principio de una historia de amor que hoy continúa y que sigue creciendo;  ¡ahora ya son dos mis pequeños tesoros!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Un cumpleaños diferente

Este fin de semana hemos celebrado el cumpleaños de las peques. Sí, de las dos, porque aunque nacieron en meses diferentes lo hemos celebrado juntas. 
En diciembre, cuando íbamos a celebrar el cumpleaños de la mayor, vino la gota fría, de jueves a domingo estuvo lloviendo a cantaros, y tuvimos que suspender la celebración. Atrasar el cumpleaños unos días no era viable porque se juntaba con Navidad, así que entre unas cosas (Navidad, Año Nuevo) y otras (Reyes, otro cumpleaños de amiguit@s), se nos iban atrasando tanto los fines de semana disponibles que decidimos esperar un poco más y juntarlo con el cumple de la peque, que es en Febrero. De todas formas, la mayor tuvo una pequeña fiesta de cumpleaños. El mismo domingo reunimos en casa a la familia y a sus amiguitas más íntimas. Con el permiso del resto de compañeros de clase, le dimos los regalos y así pudo disfrutar de su día. 
Hasta ahora los cumpleaños los habíamos organizado en casa, en el club social de la urbanización o en un parqu…

Una pequeña reflexión

En los últimos años, esta familia ha crecido y con ella también todo lo que eso implica. Cada día es diferente aunque tengamos nuestras rutinas. Descubrir el mundo de nuevo desde el punto de vista de nuestras hijas es maravilloso, porque a veces es como si tuviéramos dormido ese niño que todos llevamos dentro.
Personalmente estoy encantada con mi faceta de madre, da igual que haya días un poco más duros o momentos más difíciles en los que cuesta mantener el control y la calma. Todo lo que me aportan compensa con creces esos malos ratos.
Cuando caen en mis manos artículos sobre crianza me gusta leerlos, y aprender así nuevas técnicas para llevar mejor el día a día o pequeños trucos donde te explican como mantener la calma ante la tempestad del ir al cole, etc.
Lo último que he leído y ahora estoy aplicando nos ayuda con el tiempo que disponemos para levantarnos y arreglarnos para ir al colegio. Ya estaba cansada del venga, venga que si no no llegamos, las reprimendas..., imagino que  a má…

Y de repente......!

No entiendo que le está pasando a mi pequeña. lleva cerca de dos semanas llorando por cualquier cosa, tirándose al suelo y mirándote como si te perdonara la vida. Es un poco desconcertante porque no sé cuándo va a suceder y lo más importante, cómo conseguir calmarla. Me gustaría saber porqué le está sucediendo para poner una solución.

Por poner un ejemplo: Un día, al recogerla de la guardería, me encontré con mi hermana por casualidad y decidió acompañarme para verla un ratito. Nada más salir, cuando nos vio a través del cristal de la puerta, se le trasformó la cara y se puso súper seria y,  al salir por la puerta, lo primero que dijo es que quería que fuera la tía sola a recogerla. Intenté explicarle de una manera sencilla para que lo comprendiera, que me había encontrado con la tía de camino a la guarde. Mi explicación consiguió el efecto contrario, en vez de tranquilizarla conseguí que se enfadará aun más. Se puso  a llorar y a gritar tía, tía tía. Mi hermana y yo nos quedamos asomb…