Sobre mí

Mi foto
Alicante, Spain
Soy una mamá Alicantina viviendo de nuevo en Alicante y, en éste pequeño cajón de sastre os contaré como vivo la maternidad, la crianza de los hijos, mis dudas, miedos, pensamientos...en general, MI MUNDO. Si queréis podéis escribirme. ¡Espero que os guste!

lunes, 23 de mayo de 2011

¡Aprendiendo a flotar!




A principios de mayo la peque comenzó un curso de natación, bueno, en realidad es un curso donde le enseñan a flotar. Estoy muy contenta y la peque está cada día más a gusto dentro del agua.

Las clases sólo duran quince minutos y va todos los días entre semana. Hemos comprado un bono de 20 clases para éste mes de mayo y el mes que viene no sabemos si irá 10 o 20 clases.

El primer día, nada más meterse en el agua, se puso a llorar, me daba una penita ver como no quería estar ahí, ella me miraba y lanzaba sus bracitos hacía mí. Este primer día estuvo casi los quince minutos llorando, se abrazaba a la monitora y no la soltaba. 
El caso es que le encanta el agua pero verse en la piscina con una persona que no conoce es diferente.

El segundo día, cuando vio que la acercaba al agua se agarró a mí muy fuerte y no quería soltarse. Entre la monitora y yo conseguimos soltarla, le comenté que quizás debería esconderme para que no me viera y me contestó que sí, que era una buena idea. Al no verme la peque estuvo un poco más tranquila y la clase fue mejor. 

El tercer día no puso resistencia para irse al agua y lloró menos. Sólo cuando no se veía muy  sujeta por la monitora lanzaba algún quejido.

El quinto día, cuando vio a la monitora se lanzó a sus brazos para irse con ella, nos quedamos alucinados todos, mi marido, la monitora e incluso otros padres que estaban allí. Cada día su contacto con el agua va mejor, incluso aunque lleve puestos los manguitos o "el churro".

La monitora es un encanto de chica, dentro del agua hace todo lo posible para que la peque esté a gusto y tranquila. Le da besitos en la frente, pone delante de ella una tablita de corcho con unos patitos de juguete para que los mire y centre su atención en ellos, le deja coger una pelota y jugar con ella... 


En fin, estamos contentos con el sitio, ha sido un acierto. Los padres con los que coincido en la piscina también están contentos, los monitores son todos muy simpáticos y amables con los niñ@s y, en el caso de que no haya buena relación entre un niñ@ y un monitor solicitas un cambio y sin problemas.


Esto ha sido el relato de la primera semana de ocho que tenemos pensado llevar a la niña a que aprenda a flotar. Ya os adelanto que la segunda semana es muy cortita porque ha estado un par de días enfermita y no hemos podido llevarla a nadar.


Lo dicho, os seguiré informando de las evoluciones de Itziar en el agua.




sábado, 14 de mayo de 2011

Concurso Suavinex

Hola, ya se ha abierto el plazo para la votación del primer concurso de Suavinex de mamás blogueras y felices. Os cuento, Suavinex ha hecho un concurso para todas las mamás que tenemos un blog. Lo que tenéis que hacer es votar a vuestro blog favorito, hay muchos donde elegir. Entre los cinco más votados se hará un sorteo y el ganador se irá a Disneyland París, bien!!!
Para poder votar basta con dejar un comentario aquí señalando a qué blog votas. Sólo se podrá votar una vez y por un sólo blog.

Ahora sólo decir, ¡mucha suerte a todos y gracias por participar!

Su llegada al mundo (Primera parte)


Tengo ganas de contar cómo fue la llegada al mundo de nuestra peque. Fue toda una aventura, sobretodo para su padre.  Mejor lo explico todo desde el principio y veréis.

La fecha prevista para el parto era el 24 de diciembre. Esa fecha nos gustaba porque siempre estamos en Alicante para celebrar el cumpleaños de mi marido y las navidades con toda la familia.

Desde que supimos la fecha tuvimos claro que estaríamos allí, además, considerábamos que era más cómodo para todos; en Madrid no tenemos espacio para tanta gente y no nos parecía bien que mis padres o mis suegros tuvieran que quedarse en un hotel.


La decisión estaba tomado, así que, el 6 de diciembre mis padres subieron a Madrid a recogerme. Mi marido se quedó aquí para seguir trabajando hasta el 19 de diciembre que era cuando tenía previsto coger vacaciones. Además, según el ginecólogo aún quedaban días para el nacimiento.


La primera semana de estancia en Alicante la pasé muy bien, tranquila, paseando, viendo a mis amigas y haciendo alguna comprita de ultima hora. El primer fin de semana, el 12 y 13 de diciembre, fue un poco raro; ese sábado en unos de mis paseos empecé a notar un dolor de ovarios muy intenso, parecido al de la regla. Éste dolor me bajaba hasta las piernas y me impedía caminar erguida. Lo curioso es que igual que vino se marchó, y en cuestión de unos minutos estaba como nueva, ni rastro del dolor. 


Continuará...


miércoles, 11 de mayo de 2011

Ecografía II

Éste martes por fin he ido al endocrino, tras haberme realizado las pruebas que me mandó (analítica, ecografía y punción de los nódulos) ahora tocaba ver qué tal había salido todo. He de decir que he salido contenta aunque la doctora me ha despacho muy rápido, todo era despedirme y yo venga hacer preguntas que han sido contestadas de forma correcta pero muy breve. 

Tenía la cita a las 12:26 y hemos llegado alrededor de 15 minutos antes. La puerta de la consulta estaba cerrada y fuera había una mujer esperando, así que me he dirigido a la zona de espera pensando que la siguiente en entrar sería esa señora. Llevaba tres minutos allí cuando ha salido la enfermara y me ha nombrado. Cuando he entrado en la consulta la doctora ya tenía mi expediente abierto y estaba mirándolo y asintiendo con la cabeza. Al sentarme ha comenzado hablar, diciéndome que los nódulos están igual que en la eco anterior, que la TSH sigue bajita y que los resultados de la punción eran negativos. Me ha preguntado si había dejado de tomar sal yodada y, si había dejado también las vitaminas. Le he contestado que sí, que ya en la visita anterior me mandó que lo hiciera y llevo desde febrero sin tomar yodo. También me ha dicho que quizás los niveles de la TSH están bajitos por mi circunstancia (es decir, en mi última visita y hoy otra vez le he comentado que sigo con la lactancia, cosa que por cierto no le ha parecido apropiada) y que tengo que realizarme controles cada tres o cuatro meses para ver cómo evoluciona todo. Cuando ha dado por terminada la visita me ha despedido, pero yo he empezado a preguntarle mis dudas y ella ha estado un poco impertinente, porque tras cada respuesta volvía a despedirme o a dar un golpecito con la carpeta de mi expediente como si estuviera cuadrando los folios. Así he conseguido que me dijera que los nódulos no van a desaparecer, que no es necesario operarlos a no ser que me den algún problema, como que se trasformen en un bocio, y que por ahora con los controles es suficiente.

Al final todo sigue igual, iremos viendo como va todo en las próximas revisiones.

viernes, 6 de mayo de 2011

Charla entre amigas

Tenía muchas ganas de contaros que estoy acudiendo a unas reuniones que organizan dos mamás blogueras a las que sigo (mamá contra corriente y mamá sin complejos). Se conocieron en la red y se les ha ocurrido ésta iniciativa. 
Somos un grupo de mamás donde cada una cuenta sus experiencias, dudas, temores, planes...en fin, un grupo donde hablar tranquilamente sintiéndote escuchada y comprendida. El grupo se llama "Grupo de Madres" y se celebra el último jueves de cada mes. El pasado jueves se celebró el segundo encuentro y salí muy contenta. El tema a tratar fue la tribu: ese grupo de familiares o amigos del que se rodea el ser humano para su convivencia y la crianza de los hijos. La tribu, tan necesaria pero que en muchos casos no disponemos de ella, por desgracia. Este tema fue muy importante para mí, y pude contar mi experiencia en Madrid con toda mi familia lejos. Quizás penséis que no es para tanto, pero por ejemplo, una cosa tan sencilla como es ir a realizarte una prueba médica y  no tener a nadie con quien dejar a la pequeña hace que todo sea más complicado. De hecho a finales de año me hice una ecografía de tiroides; la peque se vino conmigo. Cuando llegamos, la recepcionista me dijo muy seria que con la niña no me iban a poder hacer la eco y que tenía que haberla dejado con alguien. Yo le contesté que mi marido estaba trabajando y que yo no tenía con quién dejarla (quizás eso no tenía que haberlo dicho) y que mientras me hacían la eco, igual una auxiliar podía quedarse esos minutos con la peque. Ella me miró muy mal y se limitó a indicarme dónde tenía que ir. Todo el tiempo que estuvimos esperando la niña se portó muy bien pero yo estaba preocupada por si me decían que no me hacían la eco y que me hicieran volver otro día. Finalmente tanto la doctora como el auxiliar fueron muy atentos y majos conmigo y  con la pequeña. Me hicieron la eco sin ningún problema, una administrativa estuvo con la peque sin poner ninguna pega. Con esto quería decir que es importante tener una "tribu" incluso para cosas tan sencillas como ésta.
No quería enrollarme en éste tema pero no he podido evitar contarlo y porqué no decirlo, desahogarme. 
En está entrada quería comentar lo que leí el otro día en Internet,  se supone que es un estudio del jefe de psiquiatría en Stanford y dice así:



Que una de las mejores cosas que un hombre puede hacer por su salud es casarse con una mujer, mientras que una mujer, una de las mejores cosas que puede hacer por su salud es cultivar su relación con sus amigas.
Las mujeres conectan entre ellas de manera diferente y se proporcionan sistemas de apoyo que las ayudan a lidiar con el estrés y las experiencias difíciles de la vida. Físicamente, ésta cualidad, llamada también "tiempo para las amigas" nos ayuda a fabricar más serotonina (un neurotransmisor que ayuda a combatir la depresión y puede producir una sensación general de bienestar). Las mujeres comparten sus sentimientos, nosotras compartimos nuestra alma con nuestras amigas y, evidentemente, es muy bueno para nuestra salud. Dedicar tiempo con una amiga es tan importante para nuestra salud general como el jogging o ir al gimnasio. De hecho, el no crear y mantener relaciones personales de calidad, con otros seres humanos, ¡es tan nocivo para nuestra salud física como fumar! 

No sé si tal estudio es real, pero por si acaso ya sabéis, ¡no dejéis de quedar con vuestras amigas y compartir experiencias! Malo no es, todo lo contrario.