Sobre mí

Mi foto
Alicante, Spain
Soy una mamá Alicantina viviendo de nuevo en Alicante y, en éste pequeño cajón de sastre os contaré como vivo la maternidad, la crianza de los hijos, mis dudas, miedos, pensamientos...en general, MI MUNDO. Si queréis podéis escribirme. ¡Espero que os guste!

jueves, 27 de abril de 2017

De Castillo en Castillo y tiro porque me toca: Castillo de Elda

Hoy os voy a contar la excursión al tercer castillo de nuestra lista, el Castillo de Elda y sus Casas Cueva.
Visitando la web del ayuntamiento de Elda vi que se realizaban visitas guiadas gratuitas los domingos por la mañana, desde las 11:00 hasta las 13:00. Sólo hay que esperar en la puerta del castillo a la guía y ya está.

Como viene siendo habitual, ese domingo por la mañana antes de salir preparamos bocadillos, fruta y botellas de agua para nuestro almuerzo. Así que, con todo listo montamos en el coche camino de Elda. Ésta vez el GPS no nos llevó por ningún atajo, nos llevó perfectamente por la autovía hasta llegar a las faldas del castillo. 

El Castillo está en un pequeño cerro junto al río Vinalopó, se accede a él por un camino asfaltado que termina en una explanada con un mirador, desde el que se puede ver todo el pueblo. 
Una vez en la explanada, fuimos a la puerta del castillo. Como no vimos a nadie, no  nos contestaban al llamar a la puerta, y no ver ningún cartel que nos indicara donde había que esperar a la guía, decidimos dar una vuelta alrededor del castillo, por si había otra puerta. Al final resultó ser un curioso paseo por medio del campo que sólo nos sirvió para comprobar que no había ninguna entrada más. Otra vez en la explanada, decididos a dar más tiempo a la guía para que llegara, aprovechamos para contemplar las vistas desde el mirador y hacer unas fotos. Evidentemente, las fotos las saqué con mi cámara réflex, que últimamente me acompaña a todas partes. Al rato nos dimos cuenta de que había gente esperando en las escaleras que hay en un lado de la explanada. Decidí acercarme a preguntar y me comentaron que la guía estaba terminando la visita anterior y que en breve volvía a subir a la puerta del castillo para comenzar otra visita. 

El Castillo de Elda

Vistas desde el mirador
Vistas desde el mirador

Efectivamente, al poco llegó la guía y pudimos comenzar la visita. La chica fue majísima en todo momento y muy atenta con los peques
El castillo es pequeñito pero está restaurado y se puede ver perfectamente lo que fue en su época. La guía nos explicó su historia y nos enseñó sus habitáculos más destacados: la casa del gobernador, donde ahora se celebran bodas civiles, el calabozo, donde nos explicó el sistema que utilizaban para entregarles la comida a los presos y la torre, donde vimos una pequeña exposición de piezas de cerámica. Al subir a lo más alto pudimos contemplar las vistas y la guía nos explicó que se vía el Castillo de Sax y otras curiosidades. Mis peques hicieron amistad con otra nena que estaba con sus papis y estuvieron un ratito correteando y jugando.


Puerta de entrada al Castillo
Y entrada a la casa del Gobernador
Entrada al calabozo




Escaleras de entrada a la Torre

La Torre














Una vez terminada la visita del Castillo, nos dirigimos con la guía a las casas cueva que hay justo debajo del castillo. Aquí ya no nos acompañó la amiguita con la que habían estado jugando en el castillo porque ya habían visitado antes las casas cuevas con sus papás. Debajo del castillo hay tres casas cueva. Originalmente cada casa era independiente de las demás, pero al pasar a ser propiedad del ayuntamiento, las unieron  para hacer una exposición. En ellas hay una muestra de la vida cotidiana de la zona, con sus instrumentos y herramientas de trabajo y de la casa. Se ve cómo fueron esas casas por dentro y cómo vivía la gente de la época. Todo lo que hay en ellas han sido donaciones de los habitantes del pueblo. Las peques, sobre todo la mayor, estuvieron encantadas con la visita, recorriendo sus pasillos y sus escaleras mientras preguntaban por todo lo que veían.



Mesa y máquina de coser



Mesa de trabajo de la cocina

Dormitorio del bebé



Mesa del comedor




Recibidor
Habitación de matrimonio 

Foto de los años 60 antes de ser
reconstruido el Castillo y las Casas Cuevas




Cocina
Al terminar decidimos dar una vuelta por la Sierra del Cid y buscar la ruta de senderismo que nos había recomendado la guía durante la visita. Cuando dimos con el inicio de la ruta, vimos que no estábamos preparados para hacerla. Tiene un principio un poco complicado y no llevábamos el calzado adecuado ninguno de los cuatro y tampoco la vimos viable para la peque,  la mayor sí podría hacer esa ruta pero la peque aún no.
Estuvimos allí almorzando en plena naturaleza y al terminar nos fuimos a casa. Esta ruta de senderimo la tendremos en mente para más adelante!






lunes, 3 de abril de 2017

De Castillo en Castillo y tiro porque me toca: El Castillo de la Mola

Vista aérea del Castillo y el  Santuario
Siguiendo con nuestras escapadas a visitar castillos hoy os cuento el segundo castillo que visitamos, el Castillo de la Mola y el Santuario de Santa María Magdalena en Novelda, Alicante.

Ese día las peques estaban muy contentas porque venían sus abuelos. Lo pasaron genial en el coche camino al castillo mientras iban preguntando si nos seguían los abuelos en su coche. Tuvimos momentos de risa gracias al GPS que seleccionó la ruta más corta pero también las más accidentada, nos llevó por un camino de tierra, piedras y muy estrecho, parecía que nos estábamos alejando del castillo en vez de acercarnos. Mi suegra nos llamó por teléfono para preguntar si estábamos seguros de si ese era el camino, al mismo tiempo la oíamos, gracias al manos libres del coche, como iba diciéndole a su marido cuidado con la piedra, eso es muy estrecho, no te acerques a ese muro, etc.
Al final llegamos bien, el camino elegido por el GPS nos evitó atravesar el pueblo y en teoría era la ruta más rápida, eso sí, al volver, cruzamos el pueblo.

Una vez que llegamos al castillo dejamos el coche en el parking, cogimos nuestra mochila con el pinic y mi cámara de fotos del maletero, imprescindible últimamente. 
En la zona del parking mismo hay un par de mesitas con bancos para tomarse algo, pero la verdad, no invitaba mucho a ello porque ese día en concreto estaban sucias, había bolsas, papeles y restos de  comida. 
Para llegar al castillo hay un camino que va bordeando el monte y, como no, en vez de ir por el camino mis peques estuvieron escalando, ellas iban por la parte más difícil seguidas de su papá mientras yo aprovechaba y les hacia fotos.



Torre de los tres picos
El Castillo está casi todo en ruinas, quedan los restos de la muralla que lo rodeaba, la puerta principal y una de las torres que se conoce con el nombre de Torre de los tres picos. Por lo que nos dijeron es la única de esas características que se conserva en toda España. 
Pudimos subir a la Torre por unas escaleras de piedra; hay un tramo que no tiene ventanas y está muy oscuro, pero gracias a la linterna del móvil pudimos iluminar los escalones para no tropezarnos. 
Dentro de la torre hay una habitación cuyo propósito no está claro, quizás el algún momento sirvió para algo importante. Hoy día sólo es una habitáculo vacío donde puedes dejar volar tu imaginación como hicieron mis peques y pensar que ahí vivió una princesa y su dragón... Una vez arriba las vistas están muy bien, se puede apreciar mucho mejor la planta del castillo y los restos de piedras que quedan.


Junto al castillo se encuentra también el Santuario de María Magdalena. Es una maravilla arquitectónica inspirada en el modernismo catalán, vale la pena ir a verlo. Alrededor del Santuario hay varias zonas de pinic. Nosotros aprovechamos una de ellas para tomar nuestro almuerzo. Cuando comes al aire libre da la sensación de que todo sabe mejor. Mientras estábamos almorzando las peques estuvieron jugando, corriendo y, en definitiva, disfrutando.

La visita fue ideal para pasar la mañana, llegamos a casa justo a la hora de comer, descansar un poco para reponer fuerzas para seguir por la tarde haciendo más actividades con las peques.