Ir al contenido principal

De Castillo en Castillo y tiro porque me toca: Castillo de Elda

Hoy os voy a contar la excursión al tercer castillo de nuestra lista, el Castillo de Elda y sus Casas Cueva.
Visitando la web del ayuntamiento de Elda vi que se realizaban visitas guiadas gratuitas los domingos por la mañana, desde las 11:00 hasta las 13:00. Sólo hay que esperar en la puerta del castillo a la guía y ya está.

Como viene siendo habitual, ese domingo por la mañana antes de salir preparamos bocadillos, fruta y botellas de agua para nuestro almuerzo. Así que, con todo listo montamos en el coche camino de Elda. Ésta vez el GPS no nos llevó por ningún atajo, nos llevó perfectamente por la autovía hasta llegar a las faldas del castillo. 

El Castillo está en un pequeño cerro junto al río Vinalopó, se accede a él por un camino asfaltado que termina en una explanada con un mirador, desde el que se puede ver todo el pueblo. 
Una vez en la explanada, fuimos a la puerta del castillo. Como no vimos a nadie, no  nos contestaban al llamar a la puerta, y no ver ningún cartel que nos indicara donde había que esperar a la guía, decidimos dar una vuelta alrededor del castillo, por si había otra puerta. Al final resultó ser un curioso paseo por medio del campo que sólo nos sirvió para comprobar que no había ninguna entrada más. Otra vez en la explanada, decididos a dar más tiempo a la guía para que llegara, aprovechamos para contemplar las vistas desde el mirador y hacer unas fotos. Evidentemente, las fotos las saqué con mi cámara réflex, que últimamente me acompaña a todas partes. Al rato nos dimos cuenta de que había gente esperando en las escaleras que hay en un lado de la explanada. Decidí acercarme a preguntar y me comentaron que la guía estaba terminando la visita anterior y que en breve volvía a subir a la puerta del castillo para comenzar otra visita. 

El Castillo de Elda

Vistas desde el mirador
Vistas desde el mirador

Efectivamente, al poco llegó la guía y pudimos comenzar la visita. La chica fue majísima en todo momento y muy atenta con los peques
El castillo es pequeñito pero está restaurado y se puede ver perfectamente lo que fue en su época. La guía nos explicó su historia y nos enseñó sus habitáculos más destacados: la casa del gobernador, donde ahora se celebran bodas civiles, el calabozo, donde nos explicó el sistema que utilizaban para entregarles la comida a los presos y la torre, donde vimos una pequeña exposición de piezas de cerámica. Al subir a lo más alto pudimos contemplar las vistas y la guía nos explicó que se vía el Castillo de Sax y otras curiosidades. Mis peques hicieron amistad con otra nena que estaba con sus papis y estuvieron un ratito correteando y jugando.


Puerta de entrada al Castillo
Y entrada a la casa del Gobernador
Entrada al calabozo




Escaleras de entrada a la Torre

La Torre














Una vez terminada la visita del Castillo, nos dirigimos con la guía a las casas cueva que hay justo debajo del castillo. Aquí ya no nos acompañó la amiguita con la que habían estado jugando en el castillo porque ya habían visitado antes las casas cuevas con sus papás. Debajo del castillo hay tres casas cueva. Originalmente cada casa era independiente de las demás, pero al pasar a ser propiedad del ayuntamiento, las unieron  para hacer una exposición. En ellas hay una muestra de la vida cotidiana de la zona, con sus instrumentos y herramientas de trabajo y de la casa. Se ve cómo fueron esas casas por dentro y cómo vivía la gente de la época. Todo lo que hay en ellas han sido donaciones de los habitantes del pueblo. Las peques, sobre todo la mayor, estuvieron encantadas con la visita, recorriendo sus pasillos y sus escaleras mientras preguntaban por todo lo que veían.



Mesa y máquina de coser



Mesa de trabajo de la cocina

Dormitorio del bebé



Mesa del comedor




Recibidor
Habitación de matrimonio 

Foto de los años 60 antes de ser
reconstruido el Castillo y las Casas Cuevas




Cocina
Al terminar decidimos dar una vuelta por la Sierra del Cid y buscar la ruta de senderismo que nos había recomendado la guía durante la visita. Cuando dimos con el inicio de la ruta, vimos que no estábamos preparados para hacerla. Tiene un principio un poco complicado y no llevábamos el calzado adecuado ninguno de los cuatro y tampoco la vimos viable para la peque,  la mayor sí podría hacer esa ruta pero la peque aún no.
Estuvimos allí almorzando en plena naturaleza y al terminar nos fuimos a casa. Esta ruta de senderimo la tendremos en mente para más adelante!






Comentarios

Entradas populares de este blog

Un cumpleaños diferente

Este fin de semana hemos celebrado el cumpleaños de las peques. Sí, de las dos, porque aunque nacieron en meses diferentes lo hemos celebrado juntas. 
En diciembre, cuando íbamos a celebrar el cumpleaños de la mayor, vino la gota fría, de jueves a domingo estuvo lloviendo a cantaros, y tuvimos que suspender la celebración. Atrasar el cumpleaños unos días no era viable porque se juntaba con Navidad, así que entre unas cosas (Navidad, Año Nuevo) y otras (Reyes, otro cumpleaños de amiguit@s), se nos iban atrasando tanto los fines de semana disponibles que decidimos esperar un poco más y juntarlo con el cumple de la peque, que es en Febrero. De todas formas, la mayor tuvo una pequeña fiesta de cumpleaños. El mismo domingo reunimos en casa a la familia y a sus amiguitas más íntimas. Con el permiso del resto de compañeros de clase, le dimos los regalos y así pudo disfrutar de su día. 
Hasta ahora los cumpleaños los habíamos organizado en casa, en el club social de la urbanización o en un parqu…

Una pequeña reflexión

En los últimos años, esta familia ha crecido y con ella también todo lo que eso implica. Cada día es diferente aunque tengamos nuestras rutinas. Descubrir el mundo de nuevo desde el punto de vista de nuestras hijas es maravilloso, porque a veces es como si tuviéramos dormido ese niño que todos llevamos dentro.
Personalmente estoy encantada con mi faceta de madre, da igual que haya días un poco más duros o momentos más difíciles en los que cuesta mantener el control y la calma. Todo lo que me aportan compensa con creces esos malos ratos.
Cuando caen en mis manos artículos sobre crianza me gusta leerlos, y aprender así nuevas técnicas para llevar mejor el día a día o pequeños trucos donde te explican como mantener la calma ante la tempestad del ir al cole, etc.
Lo último que he leído y ahora estoy aplicando nos ayuda con el tiempo que disponemos para levantarnos y arreglarnos para ir al colegio. Ya estaba cansada del venga, venga que si no no llegamos, las reprimendas..., imagino que  a má…

Y de repente......!

No entiendo que le está pasando a mi pequeña. lleva cerca de dos semanas llorando por cualquier cosa, tirándose al suelo y mirándote como si te perdonara la vida. Es un poco desconcertante porque no sé cuándo va a suceder y lo más importante, cómo conseguir calmarla. Me gustaría saber porqué le está sucediendo para poner una solución.

Por poner un ejemplo: Un día, al recogerla de la guardería, me encontré con mi hermana por casualidad y decidió acompañarme para verla un ratito. Nada más salir, cuando nos vio a través del cristal de la puerta, se le trasformó la cara y se puso súper seria y,  al salir por la puerta, lo primero que dijo es que quería que fuera la tía sola a recogerla. Intenté explicarle de una manera sencilla para que lo comprendiera, que me había encontrado con la tía de camino a la guarde. Mi explicación consiguió el efecto contrario, en vez de tranquilizarla conseguí que se enfadará aun más. Se puso  a llorar y a gritar tía, tía tía. Mi hermana y yo nos quedamos asomb…