Sobre mí

Mi foto
Alicante, Spain
Soy una mamá Alicantina viviendo de nuevo en Alicante y, en éste pequeño cajón de sastre os contaré como vivo la maternidad, la crianza de los hijos, mis dudas, miedos, pensamientos...en general, MI MUNDO. Si queréis podéis escribirme. ¡Espero que os guste!

domingo, 24 de julio de 2011

Por fin con ADSL!!!

Hola a tod@s!
Por fin estoy instalada en mi nueva casa y desde hace unos pocos días con ADSL! Parece mentira, con lo rápido que nos quitaron la conexión y lo lento que ha sido que nos dieran de alta el teléfono y el ADSL de nuevo.


Me gustaría poner el blog al día y contaros cómo fue la mudanza, la llegada a la nueva casa y cómo lo ha vivido la peque. Espero poder sacar tiempo para todo y los fines de semana sentarme a escribir. Por ahora sólo tengo tiempo de escribir los fines de semana (algunos), porque desde el 16 de julio estoy trabajando, y cuando llego a casa quiero estar con mi peque y tengo que preparar las cosillas para el día siguiente. Ahora mismo no sé que cómo lo hacen esas mamás blogueras que trabajan dentro y fuera de casa y llevan el blog al día!

De momento nada más, sólo quería saludar y decir que sigo por aquí. 
Un saludo.




lunes, 20 de junio de 2011

Sigo aquí!



Hola, no estoy desaparecida en combate pero casi, llevo muchísimo tiempo sin escribir pero no he estado desconectada del todo, gracias al móvil he podido seguir todos los blogs que leo y en alguno de ellos incluso hacer comentarios!

El motivo de estar desaparecida ha sido la mudanza que en breve tenemos: el 24 de junio nos vamos de Madrid y ¡volvemos a Alicante! Sí, ahora ya no seré una mamá alicantina viviendo en Madrid, tendré que modificar mi perfil, jajaja. No podéis ni imaginar lo contenta que estoy, volver a mi tierra y estar con mi familia y amigos es como un sueño, aún me cuesta creerlo.

Ahora que la fecha de irnos está cerca me da pena todo lo que voy a dejar, tengo sentimientos contradictorios...pero sé que tengo muy buenos amigos en Madrid y seguiré manteniendo el contacto con ellos. Además, me llevo muy buenos recuerdos de todos estos años, como el momento que descubrí que estaba embarazada.

También me da pena no poder seguir acudiendo al "Grupo de Madres", en él con otras mamás compartiendo experiencias una se enriquece. Desde aquí quiero agradecer a las dos mamás que lo fundaron por lo bien que lo pasamos allí y animarlas a que sigan con él.

En fin, la próxima vez que escriba lo haré desde mi nueva casa, en mi ciudad, allí seguiré contando todo lo que nos sucede. No sé cuando podré ponerme con el siguiente post porque nos queda mucho por hacer, entre ellas tener de nuevo ADSL.




lunes, 23 de mayo de 2011

¡Aprendiendo a flotar!




A principios de mayo la peque comenzó un curso de natación, bueno, en realidad es un curso donde le enseñan a flotar. Estoy muy contenta y la peque está cada día más a gusto dentro del agua.

Las clases sólo duran quince minutos y va todos los días entre semana. Hemos comprado un bono de 20 clases para éste mes de mayo y el mes que viene no sabemos si irá 10 o 20 clases.

El primer día, nada más meterse en el agua, se puso a llorar, me daba una penita ver como no quería estar ahí, ella me miraba y lanzaba sus bracitos hacía mí. Este primer día estuvo casi los quince minutos llorando, se abrazaba a la monitora y no la soltaba. 
El caso es que le encanta el agua pero verse en la piscina con una persona que no conoce es diferente.

El segundo día, cuando vio que la acercaba al agua se agarró a mí muy fuerte y no quería soltarse. Entre la monitora y yo conseguimos soltarla, le comenté que quizás debería esconderme para que no me viera y me contestó que sí, que era una buena idea. Al no verme la peque estuvo un poco más tranquila y la clase fue mejor. 

El tercer día no puso resistencia para irse al agua y lloró menos. Sólo cuando no se veía muy  sujeta por la monitora lanzaba algún quejido.

El quinto día, cuando vio a la monitora se lanzó a sus brazos para irse con ella, nos quedamos alucinados todos, mi marido, la monitora e incluso otros padres que estaban allí. Cada día su contacto con el agua va mejor, incluso aunque lleve puestos los manguitos o "el churro".

La monitora es un encanto de chica, dentro del agua hace todo lo posible para que la peque esté a gusto y tranquila. Le da besitos en la frente, pone delante de ella una tablita de corcho con unos patitos de juguete para que los mire y centre su atención en ellos, le deja coger una pelota y jugar con ella... 


En fin, estamos contentos con el sitio, ha sido un acierto. Los padres con los que coincido en la piscina también están contentos, los monitores son todos muy simpáticos y amables con los niñ@s y, en el caso de que no haya buena relación entre un niñ@ y un monitor solicitas un cambio y sin problemas.


Esto ha sido el relato de la primera semana de ocho que tenemos pensado llevar a la niña a que aprenda a flotar. Ya os adelanto que la segunda semana es muy cortita porque ha estado un par de días enfermita y no hemos podido llevarla a nadar.


Lo dicho, os seguiré informando de las evoluciones de Itziar en el agua.




sábado, 14 de mayo de 2011

Concurso Suavinex

Hola, ya se ha abierto el plazo para la votación del primer concurso de Suavinex de mamás blogueras y felices. Os cuento, Suavinex ha hecho un concurso para todas las mamás que tenemos un blog. Lo que tenéis que hacer es votar a vuestro blog favorito, hay muchos donde elegir. Entre los cinco más votados se hará un sorteo y el ganador se irá a Disneyland París, bien!!!
Para poder votar basta con dejar un comentario aquí señalando a qué blog votas. Sólo se podrá votar una vez y por un sólo blog.

Ahora sólo decir, ¡mucha suerte a todos y gracias por participar!

Su llegada al mundo (Primera parte)


Tengo ganas de contar cómo fue la llegada al mundo de nuestra peque. Fue toda una aventura, sobretodo para su padre.  Mejor lo explico todo desde el principio y veréis.

La fecha prevista para el parto era el 24 de diciembre. Esa fecha nos gustaba porque siempre estamos en Alicante para celebrar el cumpleaños de mi marido y las navidades con toda la familia.

Desde que supimos la fecha tuvimos claro que estaríamos allí, además, considerábamos que era más cómodo para todos; en Madrid no tenemos espacio para tanta gente y no nos parecía bien que mis padres o mis suegros tuvieran que quedarse en un hotel.


La decisión estaba tomado, así que, el 6 de diciembre mis padres subieron a Madrid a recogerme. Mi marido se quedó aquí para seguir trabajando hasta el 19 de diciembre que era cuando tenía previsto coger vacaciones. Además, según el ginecólogo aún quedaban días para el nacimiento.


La primera semana de estancia en Alicante la pasé muy bien, tranquila, paseando, viendo a mis amigas y haciendo alguna comprita de ultima hora. El primer fin de semana, el 12 y 13 de diciembre, fue un poco raro; ese sábado en unos de mis paseos empecé a notar un dolor de ovarios muy intenso, parecido al de la regla. Éste dolor me bajaba hasta las piernas y me impedía caminar erguida. Lo curioso es que igual que vino se marchó, y en cuestión de unos minutos estaba como nueva, ni rastro del dolor. 


Continuará...


miércoles, 11 de mayo de 2011

Ecografía II

Éste martes por fin he ido al endocrino, tras haberme realizado las pruebas que me mandó (analítica, ecografía y punción de los nódulos) ahora tocaba ver qué tal había salido todo. He de decir que he salido contenta aunque la doctora me ha despacho muy rápido, todo era despedirme y yo venga hacer preguntas que han sido contestadas de forma correcta pero muy breve. 

Tenía la cita a las 12:26 y hemos llegado alrededor de 15 minutos antes. La puerta de la consulta estaba cerrada y fuera había una mujer esperando, así que me he dirigido a la zona de espera pensando que la siguiente en entrar sería esa señora. Llevaba tres minutos allí cuando ha salido la enfermara y me ha nombrado. Cuando he entrado en la consulta la doctora ya tenía mi expediente abierto y estaba mirándolo y asintiendo con la cabeza. Al sentarme ha comenzado hablar, diciéndome que los nódulos están igual que en la eco anterior, que la TSH sigue bajita y que los resultados de la punción eran negativos. Me ha preguntado si había dejado de tomar sal yodada y, si había dejado también las vitaminas. Le he contestado que sí, que ya en la visita anterior me mandó que lo hiciera y llevo desde febrero sin tomar yodo. También me ha dicho que quizás los niveles de la TSH están bajitos por mi circunstancia (es decir, en mi última visita y hoy otra vez le he comentado que sigo con la lactancia, cosa que por cierto no le ha parecido apropiada) y que tengo que realizarme controles cada tres o cuatro meses para ver cómo evoluciona todo. Cuando ha dado por terminada la visita me ha despedido, pero yo he empezado a preguntarle mis dudas y ella ha estado un poco impertinente, porque tras cada respuesta volvía a despedirme o a dar un golpecito con la carpeta de mi expediente como si estuviera cuadrando los folios. Así he conseguido que me dijera que los nódulos no van a desaparecer, que no es necesario operarlos a no ser que me den algún problema, como que se trasformen en un bocio, y que por ahora con los controles es suficiente.

Al final todo sigue igual, iremos viendo como va todo en las próximas revisiones.

viernes, 6 de mayo de 2011

Charla entre amigas

Tenía muchas ganas de contaros que estoy acudiendo a unas reuniones que organizan dos mamás blogueras a las que sigo (mamá contra corriente y mamá sin complejos). Se conocieron en la red y se les ha ocurrido ésta iniciativa. 
Somos un grupo de mamás donde cada una cuenta sus experiencias, dudas, temores, planes...en fin, un grupo donde hablar tranquilamente sintiéndote escuchada y comprendida. El grupo se llama "Grupo de Madres" y se celebra el último jueves de cada mes. El pasado jueves se celebró el segundo encuentro y salí muy contenta. El tema a tratar fue la tribu: ese grupo de familiares o amigos del que se rodea el ser humano para su convivencia y la crianza de los hijos. La tribu, tan necesaria pero que en muchos casos no disponemos de ella, por desgracia. Este tema fue muy importante para mí, y pude contar mi experiencia en Madrid con toda mi familia lejos. Quizás penséis que no es para tanto, pero por ejemplo, una cosa tan sencilla como es ir a realizarte una prueba médica y  no tener a nadie con quien dejar a la pequeña hace que todo sea más complicado. De hecho a finales de año me hice una ecografía de tiroides; la peque se vino conmigo. Cuando llegamos, la recepcionista me dijo muy seria que con la niña no me iban a poder hacer la eco y que tenía que haberla dejado con alguien. Yo le contesté que mi marido estaba trabajando y que yo no tenía con quién dejarla (quizás eso no tenía que haberlo dicho) y que mientras me hacían la eco, igual una auxiliar podía quedarse esos minutos con la peque. Ella me miró muy mal y se limitó a indicarme dónde tenía que ir. Todo el tiempo que estuvimos esperando la niña se portó muy bien pero yo estaba preocupada por si me decían que no me hacían la eco y que me hicieran volver otro día. Finalmente tanto la doctora como el auxiliar fueron muy atentos y majos conmigo y  con la pequeña. Me hicieron la eco sin ningún problema, una administrativa estuvo con la peque sin poner ninguna pega. Con esto quería decir que es importante tener una "tribu" incluso para cosas tan sencillas como ésta.
No quería enrollarme en éste tema pero no he podido evitar contarlo y porqué no decirlo, desahogarme. 
En está entrada quería comentar lo que leí el otro día en Internet,  se supone que es un estudio del jefe de psiquiatría en Stanford y dice así:



Que una de las mejores cosas que un hombre puede hacer por su salud es casarse con una mujer, mientras que una mujer, una de las mejores cosas que puede hacer por su salud es cultivar su relación con sus amigas.
Las mujeres conectan entre ellas de manera diferente y se proporcionan sistemas de apoyo que las ayudan a lidiar con el estrés y las experiencias difíciles de la vida. Físicamente, ésta cualidad, llamada también "tiempo para las amigas" nos ayuda a fabricar más serotonina (un neurotransmisor que ayuda a combatir la depresión y puede producir una sensación general de bienestar). Las mujeres comparten sus sentimientos, nosotras compartimos nuestra alma con nuestras amigas y, evidentemente, es muy bueno para nuestra salud. Dedicar tiempo con una amiga es tan importante para nuestra salud general como el jogging o ir al gimnasio. De hecho, el no crear y mantener relaciones personales de calidad, con otros seres humanos, ¡es tan nocivo para nuestra salud física como fumar! 

No sé si tal estudio es real, pero por si acaso ya sabéis, ¡no dejéis de quedar con vuestras amigas y compartir experiencias! Malo no es, todo lo contrario.

miércoles, 27 de abril de 2011

Poniendo el blog al día

Llevo mucho tiempo sin escribir y tengo muchas cosas pendientes que contar. Lo mejor será empezar por el principio y hacer un resumen. 

La Guardería 
El siete de marzo la peque comenzó la guardería; a mí no me gustaba la idea de llevarla pero no nos quedaba otra opción, ese mismo día yo comenzaba un curso muy interesante de un mes y no podía perder la oportunidad. En fin, sólo iba a estar tres horitas por la tarde, hasta que su papá la recogiera. 
Unos días antes fuimos a visitar la guardería. Mientras visitabamos la guardaría, la peque se sentó en un aula con las profesoras y demás niños como si los conociera de toda la vida y se quedó con ellos todo el tiempo que estuvimos allí. Cuando fuimos a por ella estaba tan tranquila jugando que no se había dado cuenta de que nos habíamos marchado. Viendo éste comportamiento salí de la guardería pensando que quizás el mes que tenía que pasar en ella podría ser bueno y no me equivocaba. 
El primer día estuvo muy bien: La niña entró tranquilamente en el aula de la mano de su profesora, y según nos contaron, hasta pasada una hora mas o menos no empezó a mirar hacía todas partes como preguntándose: "¿Dónde están mis padres?". Ahí se mosqueo un poco, aunque enseguida se le pasó (¡mi peque es toda una campeona!).
El segundo día, yo estaba muerta de miedo pensando que cuando viera adonde la llevaba se pondría a llorar, pero no fue así, todo lo contrario: cuando entramos estaba contenta, tanto que cuando vino la profe a por ella se lanzó a sus brazos con una sonrisa de oreja a oreja. Yo no daba crédito a lo que estaba sucediendo y me fui con varias sensaciones: por un lado, alegría de ver que se quedaba contenta, y por otro tristeza y culpabilidad por tener que dejarla.
El resto de las semanas fueron igual de bien, tanto es así que pasó el mes casi sin darnos cuenta. 
La parte negativa de ésta aventura ha sido que la peque, tras pasar una semana rodeada de niños, se puso malita con fiebre, faringitis y mocos. Estuvo toda esa semana en casa. La fiebre duró dos o tres días pero la faringitis duró más; a la pobre le molestaba tanto tragar que se pasó esa semana a base de pecho aunque quería comer sólido. Ésta segunda semana no perdí clases pero porque cuando llegaba mi marido de trabajar él se quedaba con la peque y yo me iba.
A pesar de esto, en definitiva, la experiencia ha sido buena y me ha servido:
  • Como prueba para ver que tal estaría la peque si por algún motivo me incorporase a trabajar.
  • Y sobre todo, para reafirmar mi teoría de que en las guarderías los virus  campan a sus anchas y son un foco de infección sí o sí.
De todas formas, mientras pueda quedarme en casa con la peque viéndola crecer, enseñándola y educándola no quiero saber nada de las guarderías, creo que lo mejor para ella es estar en casa. 

Vacaciones de Semana Santa
Una vez acabada las responsabilidades de las dos (curso y guardería) nos fuimos dos semanas a Alicante para pasar las vacaciones de semana santa con los abuel@s y tías.
La primera semana la pasamos sin papá porque estaba de viaje, y las segunda ya con él disfrutando los tres juntitos.
LLegamos el viernes ocho de abril y, ese mismo fin de semana tuvimos una barbacoa con toda mi familia para celebrar el cumpleaños de mi abuela (83 años). Ése día hizo un calor...parecía verano y la peque disfrutó como nunca. No paraba quieta, que si piedra por aquí, que si un charco donde puedo sentarme y mojarme el culete, que si más piedras,   escalón, primos y más primos, etc. Con tanto ajetreo al final se dio un golpe al rededor del ojo, en ese momento parecía que iba a salirle un chichón, y que se le quedaría todo moradito. Finalmente no  fue así, todo quedó en un susto y un rasponazo. La rapidez en ponerle frío y una cremita que tengo de la farmacia para los golpes hizo un milagro. Después de la barbacoa a casa, directa a la bañera. El baño la dejó tan relajada que se quedó dormida al momento y sin cenar.
Ésa semana fue muy intensa y, todos los días entre las ocho y las nueve de la noche se quedaba dormida. En Alicante no para, tanta gente a su alrededor, tantas cosas nuevas por ver y descubrir, que la dejan al final del día agotadita. 
A la semana siguiente llegó papá y la peque estuvo muy contenta y yo también. Hemos pasado quince días estupendo, con buen tiempo la mayor parte de las vacaciones y rodeados de familia y amigos.
Ahora ya estamos de vuelta en Madrid, con fuerzas para todo, para enfrentarme a la consulta del endocrino y, con fuerzas también para ir al gimnasio, a uno que han abierto enfrente de casa y sólo para chicas, eso me gusta, estar tranquila en el gimnasio sin sentir miradas de cualquier tipo (buenas o malas).
Pues eso es esto, un pequeño resumen de estos meses sin escribir pero tengo mucho más que contar...

viernes, 18 de febrero de 2011

¡Pero que espabilada está!

Hay días que me levanto y digo: "Qué grande está la peque". No me doy cuenta pero ya no es el bebé de hace unos meses atrás; cada día tiene más carita de niña y se comporta como tal. En casa va por ahí con sus juguetes, cantando, bailando, mirando sus libros o escuchando sus canciones favoritas en el portátil. Veo que va siendo más independiente, sobre todo donde me doy cuenta de que ha crecido es cuando vamos a  pasear, ella va solita a mi lado o cogida de mi mano, y así vamos las dos, la mar de orgullosas. Es una personita... Le gusta ir a su aire descubriendo las cosas que hay en el suelo, los escalones o cuestas que nos encontramos por el camino. 
Estos días que está haciendo sol en Madrid (increíble pero cierto, llevamos una racha de días soleados aunque con fresquito) estamos bajando un ratito a la plazita que hay justo debajo de casa y ahí jugamos al pilla pilla. También se lo pasa genial en el parque, con la arena y el tobogán; se junta con otras niñas un poquito más mayores (18 y 24 meses) y juega con ellas, hasta le he comprado un cubo con pala y rastrillo al ver cuanto le gustaba jugar con ellas a hacer castillos o a intentar meter la arena en el cubo (cada día le sale mejor y la pala llega más llena al cubo). Ahora cuando ve un parque a los lejos lo reconoce y va directa hacia él, no hay quien la pare, disfruta mucho en ellos. 




Relacionarse con otros niños le está sentando fenomenal, intenta hablar con ellos, les da sus juguetes para que jueguen o simplemente los observa e intenta imitarlos. Eso sí, tienen que ser un poco mayores que ella, a los de su edad no les hace ni caso. Además, teniendo en cuenta que muchos de los bebés de su edad están empezando a caminar y que ella ya camina con mucha soltura, no demuestra ningún interés por un bebé que apenas camina ni habla. Ella quiere marcha y los niñ@s más mayorcitos se la dan, aprende de ellos. No es por presumir (ni por amor de madre), pero las mamás y abuelas del parque lo primero que me dicen es que está muy espabilada para su edad. Y yo me doy cuenta de ello cuando veo a los niñ@s de su edad y comparo. Al ser el primer bebé no tengo con quién comparar, pero por lo que dice la gente, está un poquito más avanzada ¡me lo ha dicho hasta la pediatra!

sábado, 29 de enero de 2011

Zapatillas para ir por casa

Hoy voy a hablar de las zapatillas que utiliza la peque para andar por casa. He leído en algún blog comentarios sobre ellas y yo también quiero hacerme eco.
Las vio mi marido en el Decathlon y las compramos. Estábamos cansados de buscar zapatillas para andar por casa, no encontrábamos nada que nos convenciera. La peque tiene, igual que su papá, el empeine muy alto y todas las zapatillas que habíamos probado no se ajustaban bien así que nos tocaba comprarle más talla de la suya para poder cerrarlas y parecía un pato caminando, se le doblaban los pies. Además, como empezó a caminar muy temprano, tampoco encontrábamos zapatillas de su talla que tuviesen una suela que no resbalase.
Todo esto pasó a la historia cuando las compramos. Ahora leyendo en otros blog he averiguado que se llaman Light baby shoe. Estamos muy contentos con ellas, son muy blanditas y a la vez tienen reforzado el talón y la puntera. Son finas, suaves, antideslizantes, fáciles de poner, se cierran con un velcro, y se adaptan estupendamente al pie. Además son transpirables y eso le viene fenomenal a la peque porque le sudan mucho sus piececitos. 
Las hay de todos los colores e incluso con pelito por dentro para que sean más calentitas.  Quizá el único inconveniente es la talla, que la dan pequeña, la peque utiliza el 18 y le hemos comprado el número 20 y le quedan fenomenal.
Os pongo unas fotos de las zapatillas que utiliza la peque. 

 



Cuando viene visita a casa y ven las zapatillas nos comentan lo mismo que nosotros pensamos cuando las vimos : "podrían hacerlas para adultos". Es que se ven tan cómodas y a la peque tan a gusto con ellas. Así que, si estáis buscando zapatillas os animo a que las compréis.


miércoles, 26 de enero de 2011

Médicos

Tal y como comenté en la entrada de "Ecografía" a final del año pasado me volvieron a hacer la ecografía y la analítica que me hice en mayo.  En principio éstas pruebas pensaba hacerlas en Alicante pero como vivo en Madrid me dió pereza tener que estar  subiendo y bajando de Madrid a Alicante y vice versa. Así que las anulé. Fui a mi médico de cabecera y éste tras ver los resultados de la eco y la analítica que me hice en mayo y comentarle lo que me dijo el endocrino de Alicante entonces, me dió un volante para hacerme la ecografía y la analítica que me tocaba al año de dar a luz. 
A la vuelta de las vacaciones de navidades tenía otra vez cita con el médico de cabecera para que me comentara los resultados de las pruebas. En resumen, la analítica está perfecta, mejor que nunca excepto por la hormona TSH que sigue demasiado baja. Además la eco indica que los nódulos siguen donde estaban, no hay más, pero los que tengo tampoco  han reducido su tamaño, así que el médico me ha remitido al endocrino para que él reevalúe los resultados de estas pruebas porque como sigo dando pecho prefiere que sea un especialista el que opine. En fin, la cita con el endocrino la tengo el 21 de febrero y ya os contaré qué me dice.

Siguiendo con médicos, el martes 25 estuve también en el pediatra para un chequeo del peso de la niña. Hace un mes y medio, en la revisión de los 12 meses, la pediatra vio que el peso de la peque se estaba saliendo por debajo de su percentil y me pidió que volviese en enero, antes de la revisión de los 15 meses, para controlar cómo evolucionaba el peso de la peque. Así que ayer allí estábamos los tres (padre, hija y madre). Salimos de la consulta muy contentos, la peque no está perdiendo peso, sigue en su percentil y muy sanota. Nos comentó que a veces si los niños han estado malitos igual comen menos y eso se refleja en el peso de forma puntual.
Ahora la siguiente visita a la pediatra será a los 15 meses donde también habrá que ponerle alguna vacuna, espero que el papá nos pueda acompañar porque yo sola no puedo sujetarla.

martes, 11 de enero de 2011

¡De vuelta!

Ya estamos de vuelta en Madrid. Hemos pasado unos días estupendos en Alicante con la familia y amigos. Éstas navidades han sido diferentes, hemos cumplido un año con la peque en nuestras vidas y ha sido toda una experiencia, un gran año donde hemos aprendido y crecido con ella y, sobre todo un año lleno de mucho, mucho amor.

Las navidades comenzaron con su cumple, su primer añito. Hicimos dos celebraciones, una con amigos y otra con la familia en plan más tranquilo. Ha tenido la suerte de celebrar dos veces su cumpleaños, aunque ella no se ha enterado de mucho pero si ha disfrutado a lo grande de tanta gente a su alrededor haciéndole monerías. 

El 12 de diciembre hicimos una merienda con todos los amigos en casa, compramos en una  tienda de "todo a cien" un letrero donde se leía feliz cumpleaños y estaba todo lleno de globitos. Lo pusimos enfrente de la mesa con toda la comida y, donde luego soplaríamos la vela. 
Citamos a todo el mundo a las cinco y media de la tarde, una hora prudente para que no se hiciera muy tarde ya que la peque en Alicante de ocho a nueve y media caía redonda (en Madrid le cuesta más y pueden ser las once de la noche y estar dando guerra). Le hicieron muchos regalos, más de los que esperábamos. Hubo de todo, ropa, juguetes educativos y no tan educativos. Fue una tarde muy bonita, agradable y divertida, lo pasamos genial y sobre todo ella. Desde aquí quiero dar las gracias a todas aquellos que nos acompañaron.


El 15 de diciembre, el día de su cumpleaños, estuvimos de comida con la familia (Abuel@s y tí@s). La peque estuvo toda la comida sin parar de caminar y, justo poco antes de la tarta se quedó dormida pero finalmente se despertó a tiempo para soplar la velita en un pedazito de tarta que quedó.


Los días claves de comidas y cenas los hemos pasado muy bien, la peque se ha portado como una campeona y hemos tenido unas veladas tranquilas donde ella ha disfrutado mucho. Además como he dicho anteriormente se quedaba dormida muy tempranito y nosotros también hemos tenido tiempo de estar con la familia y amigos charlando tranquilamente.


Uno de los regalos que parece que más le ha gusta es ésta cocinita que tiene música, habla en inglés y español. 






Se lo pasa genial metiendo en la nevera, en el horno y en el cubo de la basura todas las piezas y demás cosas que ve por la casa.


Como ha tenido tantos regalitos nosotros le hemos comprado para reyes una mesita con su silla y una alfombra donde juega con sus juguetes sentadita o, se dedica a darle vueltas alrededor.




En definitiva, unas navidades maravillosas para los tres. El año que viene que la peque tendrá dos añitos imagino que aún disfrutará más. Espero que las vuestras hayan sido igual de buenas.